barrio rojo prostitutas prostitutas cerca de mi

Una prostituta posa en uno de los locales del centro de Amsterdam. La Haya Contacta al autor. Tiempo de lectura 6 min. Brujería, deudas y mafias africanas: Respondiendo al comentario 1. Recuerda las normas de la comunidad. Por Fecha Mejor Valorados. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas de los distintos medios y canales de comunicación de la entidad editora o protagonistas de los contenidos.

Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada o no judicialmente, como calumnias, o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.

No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros no podemos saber a quién pertenecen esos datos. Curiosamente, es una zona en la que no abundan las whiskerías ni clubes de striptease. Desde chicas particulares a clubes ocultos en semisótanos, pasando por consultas de masajistas con final feliz.

Si esa gran manzana roja es la micronación de los burdeles, su capital es el Paseo de las Delicias. Allí se encuentran casi la mitad de los lupanares. Y la densidad la disparan dos bloques: Antaño también tuvieron residentes, pero la prostitución fue ganando metros hasta que los echó a todos.

Es un edificio muy viejo, de casi años y sin ascensor. Tiene 4 plantas con 4 pisos cada una. Parece que tuvo tiempos mejores. Ahora huele a rancio y da la sensación de que se va a caer a trozos. Al pasar el portal hay unas escaleras que suben al primer rellano, donde te reciben 4 puertas de madera carcomida. Deduzco que peruano, porque lleva una camiseta del Sporting Cristal. Pero parece que no. El , como cualquier otro supermercado, hace un horario muy parecido a un Eroski: El siguiente día me planto en la puerta del a las 9 de la mañana.

Hoy no me pilla el toro. Luego pienso que igual voy a parecer muy desesperado llegando el primero. Prefiero gastar media hora tomando café en la terraza de al lado y observar. En ese rato veo entrar hasta a cinco hombres al edificio. En los foros de prostitutas que los hay y con una cantidad de información ingente sobre el sector avisan de que en la puerta del hay un tipo con un bate de béisbol que hace las veces de guardia de seguridad.

Sería en otros tiempos o sería un mito; ahora no hay nadie que controle y entro. También advierten en esos foros de que en el es muy difícil pasar del primer piso. Hay burdeles en las cuatro plantas, pero llegar a la segunda es casi misión imposible. Hay al menos seis. Me miran mal y el ambiente es hostil. Una chica rumana me tira de la camiseta. No son ni las diez de la mañana, pero ya huele a alcohol. Salgo y subo las escaleras a toda prisa mientras la rumana de antes me dice algo en su idioma.

Sólo hay un piso abierto. Pero ahora muchos han cerrado. Se disculpa porque sólo tiene una chica disponible y me pide que la vea sin compromiso.

Así funciona este edificio: Sale una joven mulata adormilada, le digo que me lo pienso y que ahora le diré algo, la chica vuelve a su cuarto y yo me quedo un rato hablando con la madame. El de Delicias, entre un bar y un bazar, abre las puertas de 9 de la mañana a 10 de la noche D.

También me dice, con poca convicción, que las chicas no viven allí: También me dice que cada burdel es independiente de los otros. Yo le pregunto que por qué y ella me dice que porque así es la vida. Que si me interesa la chica. Ya le estoy haciendo demasiadas preguntas.

Salgo y subo al tercer piso. En el tercero también hay una sola puerta abierta. Tiene un cartel en chino, escrito a boli en una hoja de libreta. Pero en la puerta hay una señora colombiana que me atiende. Se conoce que es cliente habitual, porque lo reciben casi con honores de jefe de estado. Yo aprovecho la confusión y me largo. Dentro distingo hasta tres voces femeninas con acento latinoamericano. Decido no entrar; ya sé lo que me voy a encontrar.

El es otra cosa. Para empezar, en la puerta hay dos ecuatorianos que hacen de seguridad, de guías para los clientes y de recaderos para las prostitutas.

Barrio rojo prostitutas prostitutas cerca de mi -

Los recaderos del llevan un carro lleno de papel higiénico para las chicas D. Los vecinos se quejan, pero de puertas para dentro. La renta se paga por turnos diarios que varian de 8 a 12 horas.

Claro que en esa época no se lo llamaba así. Al inicio de la calle Zeedijk se conserva una de las casas mas antiguas construida en madera. La prostitución siempre estuvo presente, por ejemplo en la Edad Media los burdeles se hallaban en distintos lugares, por ejemplo los ubicados entonces en la actual calle Damstraat eran administrados por el Sheriff de Amsterdam y sus hombres de confianza. El puerto de Amsterdam siempre tuvo entre sus visitantes a gente de negocios y hombres de mar que frecuentaban la ciudad.

En el siglo XVII es cuando aparecen las vitrinas en esta zona, o sea que el fenómeno actual se originó en la costumbre de las prostitutas que se ofrecían como mercancía desde la puerta o la ventana de su casa.

Por supuesto sin dejar de atender a las usuales situaciones que se presentan al caminar por las calles de cualquier ciudad del mundo. Por ejemplo, cuide de sus efectos personales, no exhiba dinero u objetos valiosos, no camine en soledad por las pequeñas y oscuras calles laterales y tenga en cuenta que las horas difíciles son entre las 4 de la madrugada hasta el amanecer. Trabajar en la prostitución es legal en El Reino de los Países Bajos desde En octubre de se abolió la ley que prohibía los burdeles.

Esto significa que todas las expresiones de esta profesión se encuentran en el marco de la ley. Siguiendo la reglamentación vigente cualquiera puede ser dueño de una vitrina de burdel, pero conviene aclarar que son algo caras. Las prostitutas destinan parte de su trabajo a pagar el alquiler de la vitrina. La renta se paga por turnos diarios que varian de 8 a 12 horas.

Los precios los establecen los dueños pero van desde 40 a euro por turno. Podemos entonces considerar a cada prostituta como una emprendedora independiente a cargo de una microempresa.

Nadie puede hacerlo e inclusive la policía lo tiene prohibido y en caso de necesidad deben contar con una autorización judicial para hacerlo. Los pasaportes u otros documentos de identidad no pueden ser retenidos, no deben hacer ninguna anotación o denuncia si todo esta en orden. Los cliente son los primeros convencidos que esto sería una ventaja para sentirse mas seguros.

Mas la legislación holandesa indica que es contrario a las libertades individuales ser obligado a visitar el médico, recayendo esta responsabilidad en cada individuo. Claro que también se puede concurrir a otros centros de salud del sistema y uno no debería avergonzarse de hacer un chequeo de tanto en tanto.

Aunque actualmente es mas importante poner énfasis en el uso del condón que en los controles sanitarios compulsivos. Y es gracias a que son profesionales, ya sea que trabajen en una vitrina o en un club, ellas son siempre son constantes y cuidadosas en el uso de condones. Hay muchas historias infundadas que suelen contarse sobre la Zona Roja y todas son exageradas.

El riego de pescar algo es mínimo. Pero como nadie puede estar seguro, es muy importante usar el condón. No, pero al igual que en el resto del mundo se las puede conseguir.

Aquí la venta de cannabis marihuana y haschís es tolerada y regulada a través de los llamados coffeeshops. Actualmente muchas personas de distinto origen, condición social y cultural usan drogas por distintos motivos y de hecho todo se ha convertido en un gran negocio. En la actualidad, My Red Light opera de forma oficial como una fundación. Cuando el burdel empiece a generar ganancias, explicó, planean invertir ese dinero en talleres y otros programas como capacitación en temas de negocios y clases de idiomas.

Tres meses después de su debut, My Red Light todavía intenta ganarse la confianza del resto de los burdeles y construir una comunidad de trabajadoras sexuales. El gobierno de la ciudad afirma que, para controlar la trata de blancas y proteger el bienestar de las prostitutas independientes, la policía debe realizar inspecciones regulares.

Le Clercq, portavoz de My Red Light, señaló: El Boletín de The New York Times en Español incluye historias que inspiran, fotografías impactantes y crónicas imprescindibles. Por favor, comprueba que no eres un robot al dar clic en la casilla. Ver todos los boletines de The New York Times. De momento, el proyecto ya cuentan con el apoyo de importantes prestamistas, como el holandés Rabobank , y de aseguradoras sanitarias que ofrecen cobertura a las prostitutas.

En declaraciones a El Confidencial, Caja, una prostituta holandesa que prefiere mantener su apellido en el anonimato, denuncia la escasez de derechos que tiene ella y sus compañeras a la hora de ejercer esta profesión, a la que ella se dedica desde hace 18 años. Pero nuestros derechos no son los mismos.

Son muchas las mafias , especialmente de Europa del Este , que trafican con mujeres y las obligan a prostituirse contra su voluntad, y en contra de todos los esfuerzos policiales para frenar este crimen. Todas las personas son bienvenidas, dicen la fundación. En los Países Bajos, la prostitución es legal desde el año , siempre que el sexo sea consensual y entre dos adultos.

En Titania Compañía Editorial, S.

barrio rojo prostitutas prostitutas cerca de mi

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *