prostitutas alemanas la prostiticion

A pesar de historias como la de Cora, los políticos en Berlín no se sienten presionados a actuar. Rahel Gugel, profesora de derecho, se queda estupefacta ante tales afirmaciones: Quienes defienden la legalización argumentan que toda persona tiene derecho de realizar cualquier profesión que elija.

Algunas feministas incluso encomian a las prostitutas por su emancipación, pues dicen que las mujeres deben poder hacer con su cuerpo lo que les plazca. Las encuestas han demostrado que muchas de ellas pueden ser consideradas como personas traumatizadas. La mayoría de ellas han sido violadas, muchas de manera constante. En las encuestas, la mayoría de ellas dice que dejaría la prostitución de inmediato si pudiera hacerlo.

Claro que también hay mujeres que deciden que es mejor vender sus cuerpos que abastecer anaqueles en un supermercado. Sin embargo, todo indica que son una minoría, aunque es una minoría vocalmente representada por unas cuantas propietarias de burdeles y cabilderas a favor de la prostitución como Felicitas Schirow.

Su voz no encuentra eco en Alemania. Sin embargo, la tendencia en Europa es otra. Dos años antes de que Alemania aprobara la ley de la prostitución, Suecia adoptó un enfoque contrario.

La activista Kajsa Ekis Ekman lucha por convencer al resto de Europa de emular a su país. Ekman es rubia, de ojos azules, menuda y llena de vida. Cuando estudiaba en Barcelona, Ekman compartía su vivienda con una mujer que se prostituía. En , cuando Suecia ilegalizó la compra de servicios sexuales, sus vecinos europeos se mostraron incrédulos.

Los proxenetas introducen a mujeres de Europa del Este al país en minivans y no es raro que se queden en los suburbios de las ciudades, pero la prostitución ya no es un gran negocio.

La ley sueca no se basa en el derecho de la prostituta de tomar decisiones autónomas, sino en la igualdad entre hombres y mujeres, consagrada tanto en la constitución sueca como la alemana. Su argumento, en términos sumamente simples, es que la prostitución constituye una forma de explotación donde siempre hay un desequilibrio de poder. Suecia penaliza a los compradores de sexo, a los proxenetas y a los tratantes de personas, no a las prostituidas.

Este enfoque busca disuadir la demanda del sexo a cambio de dinero y restar rentabilidad a los tratantes y explotadores. Pierrette Pape considera que la forma en que la prostitución es vista en cada país tiene consecuencias: Pape es portavoz del Lobby de Mujeres Europeas en Bruselas, colectivo que agrupa a 2.

Pape se dice asombrada de que Alemania no esté revisando seriamente sus políticas relacionadas con la trata de personas: Ya son varios los países europeos que siguen el modelo sueco. En Barcelona es ilegal emplear los servicios de una prostituta en la calle. Sin embargo, ha resultado imposible demostrar que un hombre esté al tanto de esta situación. Son muchas las personas que desean emular a Suecia en Francia.

Poco después de asumir el cargo, la ministra responsable de los derechos de las mujeres, Najat Vallaud-Belkacem, hizo una audaz declaración: Tanto políticos como sociólogos calificaron la idea de utópica y hubo manifestaciones de prostitutas en contra de la iniciativa en las calles de Lyon y París. Los políticos discuten en Berlín mínimos cambios a la ley de la prostitución y al final no resuelven nada.

En , la entonces ministra de la familia Ursula von der Leyen, perteneciente al partido Unión Demócrata Cristiana UDC , al que también pertenece la Canciller Angela Merkel, pretendió hacer que los burdeles estuvieran sujetos a aprobación gubernamental. Contaba con el apoyo de Annegret Kramp-Karrenbauer, del mismo partido y, en aquel entonces, ministra del interior de Saarland actualmente gobernadora del mismo estado. Sin embargo, no lograron la mayoría dentro del partido y la propuesta quedó en nada.

En , el Congreso de la Equidad y las ministras de las Mujeres intentaron presentar una normativa que sometiera a los operadores de los burdeles a una prueba de confiabilidad. Consultaron la propuesta con sus colegas en el Encuentro de Ministros del Interior, pero no tuvieron éxito.

Los Países Bajos optaron por la desregulación legal dos años antes que Alemania. Tanto el ministro holandés de justicia como la policía reconocen que no ha habido mejoras tangibles para las prostitutas desde entonces. Ahora el gobierno holandés planea acotar la ley para combatir el aumento de la trata y la prostitución forzada.

Los Verdes, que desempeñaron un papel fundamental en el apoyo a la ley de la prostitución hace 12 años, no se arrepienten. La portavoz Kerstin Müller, dirigente de la bancada del Partido Verde en el parlamento en aquella época, dice que hoy se ocupa de otros temas. Irmingard Schewe-Gerigk, también parlamentaria del Partido Verde cuando la ley se aprobó, dice: No todos los Verdes piensan igual.

Una moción presentada por Walker durante una convención de su partido hace un mes apunta: Pero sí, hicieron caso omiso. Walker retiró la moción porque no tenía oportunidad de conseguir la mayoría, aunque el partido ha afirmado la voluntad de revisar la ley a fin de determinar si necesita mejoras. Alina, originaria de Sânandrei, logró escapar del burdel Airport Muschis. Después de una redada, ella y otras 10 mujeres huyeron hacia un restaurante turco del barrio.

Hizo todo por llevarlas a Rumania. Alina vive nuevamente con sus padres. No les ha contado lo que vivió. Trabaja, pero no quiere decir en qué. Se toma como paradigma de las consecuencias perniciosas del 'experimento' de Alemania con la legalización de la prostitución, lanzado en El Gobierno lanza este año una reforma que quiere cambiar esto. Alemania se ha convertido en un paraíso del sexo de pago.

Los burdeles son algo normal en las ciudades y tampoco es extraño ver a un grupo de jóvenes alemanes, un viernes cualquiera, acercarse a un local a tomar unas cervezas, cenar algo y ver a las chicas bailar. Luego, lo que surja. Hacían cola en la puerta. Algunos se quejaron después de que, tras unas cuantas horas, las mujeres estaban "usadas y en no tan buena forma" como esperaban. Una oferta que era completamente legal. Finalmente el local fue clausurado y el dueño condenado a ocho años de prisión , pero no por su "modelo de negocio", sino por tener a veinte mujeres de origen rumano retenidas.

Las mujeres emigran a Alemania. La mayor parte proceden de Bulgaria y Rumanía, pero también, como publicaba hace poco el diario El Español , jóvenes universitarios españoles que emigran a Alemania para ser 'scorts' de lujo en el mundo gay. La gran oferta de prostitución ha hecho que los precios caigan y el negocio saque "ofertas", como las tarifas planas del sexo. Pagan a los dueños entre 50 y euros al mes por utilizar las habitaciones y vivir en ellas.

Lo que la ley ha conseguido, en realidad, es hacer florecer un lucrativo negocio para los dueños de los burdeles y favorecer una especie de trata de blancas encubierta. Las mujeres firman un contrato laboral y ya no se considera que son víctimas de un 'chulo'.

La nueva normativa pretende, de una forma muy alemana, poner trabas al negocio a través de permisos y mucho papeleo y avanzar en la tarea de " informar de sus derechos a los trabajadores del sexo ". Niega que la legalización haya tenido beneficios sino que la banalización del sexo y su mercantilización hasta el extremo ha llevado a las prostitutas a ser tratadas como si fueran ganado.

Relataba Ingeborg Kraus que una de estas cadenas de burdeles con esta oferta llegó a salir en la prensa cuando tras ser inaugurado en , 1. Pese a ser legal, los propios inspectores de Policía se sienten impotentes ante la situación que se vive. Manfred Paulus, inspector criminalista, trabajó durante muchos años en el campo de la prostitución.

Ingeborg contaba que este agente afirmaba que Alemania se había convertido en El Dorado para los traficantes de personas, proxenetas y propietarios de burdeles. La inmensa mayoría no son alemanas y llegan al país y no lo conocen como cualquier otro ciudadanos.

Evitar la ley contra el proxenetismo no ha sido complicado. Simplemente se han convertido en empresarios hoteleros que alquilan habitaciones a las trabajadoras sexuales aunque en la realidad sigan estando coaccionadas. De un día para otro. Antes los clientes tenían por lo menos un poco de sentimiento de culpa. Y evidentemente la salud se resiente sobremanera. Esto afirma Sabine Constabel, trabajadora social que lleva 20 años trabajando con prostitutas en Stuttgart: Estas jóvenes llegan a Alemania y son sometidas a los deseos perversos de estos hombres compradores de sexo.

Muchas de ellas piden drogas psicotrópicas inmediatamente después de su primera experiencia, dicen que de no tomarlas no podrían sobrevivir. Algunas mujeres, tras sólo un par de días siendo prostituidas aseguran que es como si hubieran muerto; ya no son capaces de reír.

prostitutas alemanas la prostiticion Polémica en Francia por propuesta de reabrir burdeles. EnCarolyn Maloney, congresista demócrata de Nueva York y fundadora del Comité sobre Trata de Personas en el Congreso de los Estados Unidos, escribió sobre las consecuencias de la legalización de la prostitución en y alrededor de Las Vegas, la meca del juego: La mayor parte proceden de Bulgaria y Rumanía, pero también, como prostitutas alemanas la prostiticion hace poco el diario El Españoljóvenes universitarios españoles que emigran a Alemania para ser 'scorts' de lujo en el mundo gay. Pero los críticos dicen que el enfoque liberal de Alemania con sus leyes sexuales ha fracasado espectacularmente, al normalizar la prostitución y convertir al país en lo que ahora llaman el "prostíbulo de Europa". Irmingard Schewe-Gerigk, también parlamentaria del Partido Verde cuando la ley se aprobó, dice: Cuando el Pussy Club abrió sus puertas cerca de Stuttgart enla gerencia lo publicitó de la siguiente manera:

Prostitutas alemanas la prostiticion -

Sin embargo, todo indica que son una minoría, aunque es una minoría vocalmente representada por unas cuantas propietarias de burdeles y cabilderas a favor de la prostitución como Felicitas Schirow. Niega que la legalización haya tenido beneficios sino que la banalización del sexo y su mercantilización hasta el extremo ha llevado a las prostitutas a ser tratadas como si fueran ganado.

Las trabajadoras del sexo en Alemania ahora pueden pagar para tener una pensión y demandar un seguro de salud. No es como la calle donde no sabes lo que pasa con un hombre", dice Hannah, de 22 años, quien llegó a Stuttgart después de dos años trabajando en un burdel de Berlín.

Pero los críticos dicen que el enfoque liberal de Alemania con sus leyes sexuales ha fracasado espectacularmente, al normalizar la prostitución y convertir al país en lo que ahora llaman el "prostíbulo de Europa". Muchas de las mujeres que trabajan en el Paradise Stuttgart son de países de Europa del Este, como Rumania y Bulgaria. La feminista Alice Schwarzer ha liderado una campaña para que Alemania cambie el curso con respecto a sus leyes sobre prostitución y copie el enfoque de Suecia, donde es ilegal comprar servicios sexuales pero no venderlos.

Esto significa que un hombre hallado con una prostituta se enfrenta a una fuerte multa o acusación, pero la mujer no. El problema es que endurecer la regulación en una parte de Europa a menudo tiene un efecto de reacción en cadena en otra.

Por eso es que la ubicación es absolutamente perfecta", explica el jefe de marketing de la compañía, Michael Beretin. En Saarbrücken hay preocupación por el crecimiento de la industria del sexo transfronteriza.

Los críticos afirman que la prostitución callejera ha aumentado pese a la creciente presencia de prostíbulos regulados. Tras estar varios años trabajando con víctimas de violación como arma de guerra en Bosnia ahora trabaja como psicoterapeuta con víctimas de trata y prostitución en Alemania por lo que conoce muy bien el día a día de las prostitutas.

Niega que la legalización haya tenido beneficios sino que la banalización del sexo y su mercantilización hasta el extremo ha llevado a las prostitutas a ser tratadas como si fueran ganado.

Relataba Ingeborg Kraus que una de estas cadenas de burdeles con esta oferta llegó a salir en la prensa cuando tras ser inaugurado en , 1. Pese a ser legal, los propios inspectores de Policía se sienten impotentes ante la situación que se vive.

Manfred Paulus, inspector criminalista, trabajó durante muchos años en el campo de la prostitución. Ingeborg contaba que este agente afirmaba que Alemania se había convertido en El Dorado para los traficantes de personas, proxenetas y propietarios de burdeles. La inmensa mayoría no son alemanas y llegan al país y no lo conocen como cualquier otro ciudadanos. Evitar la ley contra el proxenetismo no ha sido complicado. Simplemente se han convertido en empresarios hoteleros que alquilan habitaciones a las trabajadoras sexuales aunque en la realidad sigan estando coaccionadas.

De un día para otro. Antes los clientes tenían por lo menos un poco de sentimiento de culpa. Y evidentemente la salud se resiente sobremanera. Esto afirma Sabine Constabel, trabajadora social que lleva 20 años trabajando con prostitutas en Stuttgart: Estas jóvenes llegan a Alemania y son sometidas a los deseos perversos de estos hombres compradores de sexo. Muchas de ellas piden drogas psicotrópicas inmediatamente después de su primera experiencia, dicen que de no tomarlas no podrían sobrevivir.

Algunas mujeres, tras sólo un par de días siendo prostituidas aseguran que es como si hubieran muerto; ya no son capaces de reír. Otras lo aguantan durante años para poder mantener a sus hijos.

Pierden las esperanzas, no quieren hacer este horrible trabajo. Pero la situación es difícil pues tan sólo los burdeles legales de Alemania mueven Es un negocio rentable para muchos. Religión en Libertad te invita a salir. REL te recomienda De niño fue violado y maltratado, se convirtió y se hizo monje:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *